10/1/15

Tendencias que cambiarán el planeta


Hagamos antes de seguir leyendo una pequeña reflexión sobre la revolución que supone la impresora 3D, que traerá la relocalización de la industria y el abaratamiento de la personalización.

A modo de claves estratégicas, se plantean dos ideas básicas para reflexionar:

En primer lugar plantearnos dudas sobre la globalización,  dada la existencia de lagunas en aspectos que condicionan las relaciones internacionales, presentando un mapa de bloques claramente definidos, bloque occidental,  bloque ortodoxo, bloque islámico, América Latina, China,  etc. (la sensibilidad religiosa condiciona en parte esa división) y la gran incidencia de la geopolítica en las relaciones comerciales.

La segunda idea es la creciente importancia del área del Pacífico y el papel secundario que está adquiriendo Europa

Se trata por tanto de un mundo de grandes bloques, donde los países europeos de manera independiente caminan hacia la irrelevancia, convirtiéndose Europa cada día más en espectador y no en actor mundial (incidir en la importancia de su construcción).

Por otro lado es necesario tener en cuenta los movimientos geoeconómicos y los nuevos equilibrios, introduciendo conceptos como guerras de divisas,  ciberespacio, guerras económicas, etc.

Hasta el siglo XX existió un equilibrio con la alianza entre Estados Unidos y Europa, por un lado, y con la URSS intentando dominar otros mercados. Este equilibrio se rompe en el año 1989, quedando un solo jugador: Estados Unidos y su dominio tecnológico y del dólar. Al empezar la globalizacion, Estados Unidos empieza a mirar al resto del mundo y China se convierte en la fábrica del mundo: las empresas se quedan con la gestión financiera, el marketing y la innovación y el resto lo deslocalizan.

Se insiste en la idea de un siglo XXI centrado en el Pacífico y en el Índico, con un importante desarrollo de los países BRICS y con un triángulo de alianza entre China, Rusia e Irán, condicionado por los recursos energéticos que necesita China. También con un importante crecimiento de India y el desembarco chino en África. Todo esto generará situaciones de tensión, como por ejemplo posibles conflictos entre China e India por el agua.

La economía americana está enlazada con la china. Estados Unidos tiene todavía ventajas: domina el dólar y puede manejarlo. Es interesante recordar que aproximadamente el 20% de la deuda americana está en manos de inversores extranjeros. De ese 20%, un 20% está en manos chinas.

En 2050 el 50% de la economía estará en Estados Unidos y China (total de Asia 55%, Estados Unidos y México 25%, en Europa un irrelevante 10%).

En América Latina  ya están surgiendo 2 grupos qué competirán entre ellos: Mercosur, liderado por Brasil y mirando a Europa, y la Alianza del Pacífico, liderada por México, que mira a Estados Unidos.

Por último, centrase en el aspecto sociológico.

Es importante resaltar la importancia de la demografía en el contexto presentado s anteriormente.

Existe una crisis de modelos ideológicos y la aparición de infinidad de ideologías customizadas de cada ciudadano, en base al poder que le da la tecnología. Por su parte, para los líderes, el poder es más fácil de conseguir,  más difícil de gestionar y también más fácil de perder.

Los 10+1 asuntos que identifica la agenda global (Davos 2015) son:

  1. Crecimiento de la desigualdad en las economías desarrolladas.  Esto no es eficiente desde el punto de vista de la economía.  Donde crece más la desigualdad es en España.
  2. Persistencia del desempleo en las economías desarrolladas.  El empleo crece a menos ritmo de lo que se destruyó.  Influye el poco peso de la industria.
  3. Falta de liderazgo.
  4. Competencia geoestratégica.  Los países más preocupantes son los que fueron y ya no son, como Rusia.
  5. Debilitamiento de la democracia representativa.
  6. Aumento de la contaminación en los países en desarrollo.  Niveles alarmantes de polución ambiental.
  7. Mayor frecuencia de catástrofes naturales.
  8. Auge del nacionalismo.
  9. Mayor estrés por acceso al agua (incluyendo el ciclo integral del agua).
  10. Importancia de la salud para la economía.
  11. Rechazo a la inmigración.  Aparición de una creciente ola nacionalista.

Se necesita crear una conciencia global, articulando plataformas de pensamiento y acción (del “think tank”  al “action tank”) y la necesidad de un liderazgo más humano  con valores como la verdad, la transparencia y el humanismo. No son necesarios líderes perfectos sino imperfectos donde vernos reflejados.

El pasado 16 de diciembre se celebró en Santiago el encuentro “El mundo que viene” organizado por APD e IGAPE y que reunió a ponentes de diferentes ámbitos para realizar una reflexión sobre los diferentes cambios que ya se están desarrollando en diferentes dimensiones como la política, la social, la económica o la medioambiental.

Con el ambicioso título de este post se componía la primera mesa, con intervenciones de Francisco José Berenguer (¿Qué está pasando en el mundo? Claves estratégicas del siglo XXI), Eduardo Olier Arenas (Movimiento geoeconómicos. Los nuevos equilibrios) y José Manuel Velasco Guardado (El mundo ya no es lo que era. Comunicación y liderazgo para una gestión global responsable).