28/4/15

Competir en el futuro inmediato

Los cambios disruptores son de gran importancia en el mundo de los negocios. Un ejemplo es la evolución sufrida en el sector de los alimentos, primero con la aparición del hielo para la conservación, la aparición de las neveras, la aparición de alimentos que no necesitan frio y podemos imaginarnos ya un futuro basado en la impresión 3D de alimentos o envíos a domicilio a través de drones.

En la actualidad nos enfrentamos a 4 retos:
  1. La disrupción digital: los clientes han cambiado y toman decisiones de otra manera. Se trata de un cambio evolutivo: ha cambiado la percepción de las marca, que es mucho más importante. Aparecen continuamente nuevos competidores que antes no estaban y nos desplazan de nuestra zona de confort. Cada uno tiene que analizar cómo le influye el cambio a su negocio, para liderar ese cambio y ser el primero. La impresión 3D revolucionará el mundo, ya se hacen casas o hasta coches, la revolución digital acaba de empezar, el Internet de las cosas, la robótica, el Big Data,…
  2. El reto energético: las tecnológicas son grandes demandantes de energía y todas ellas invierten en renovables. Si en alguna zona se produce la energía a un tercio del coste, respecto a otra zona, afecta a todos los equilibrios mundiales.
  3. El desafío logístico: pues las mercancías se tienen que seguir moviendo.
  4. La incertidumbre: todo puede cambiar en seguida
Para afrontar estos retos las organizaciones necesitan talento para la innovación: tener un conocimiento profundo de los seres humanos y contar con los mejores en sus organizaciones. 

¿Qué respuestas hay para estos retos?
  1. Escuchar y conocer a los clientes.
  2. Eficiencia: salir de las zonas de confort (la internacionalización es un ejemplo).
  3. Innovación: preguntarse cómo somos y qué queremos...
El mercado demanda primeras marcas a precios irrisorios, con diseño, con calidad, entregado en casa, fácil de usar y con una marca con la que uno se identifique… y puestos a pedir, que lo actualicen y lo cambien continuamente. 

La innovación hace que se triplique la productividad por empleado. Es necesaria la existencia de un ecosistema pasta que este trabajo en equipo y esta colaboración surja de manera espontánea. También es importante la inteligencia colectiva y el trabajo en equipo. 

Es necesario un liderazgo colaborativo, que necesita tomar decisiones y tener una estrategia, basado en:
  1. La formación: es un defecto de las empresas de fichar gente con talento y lo primero que hacen es adaptarlo y formarlo a imagen de la empresa. Es un gran error.
  2. Estructuras organizativas.
  3. Inversiones en tecnologías
  4. Alianzas para crear ecosistemas
  5. Retribuciones por méritos
Es importante la existencia de un ecosistema para la innovación (y no el despropósito de España que intenta tener 17 Silicon Valley).

Recomendaciones:
  • Tenemos que ser los mejores del mundo en algo: ser elegibles.
  • Cambiar poder y control por compromiso y participación.
  • No hay nada más motivador que el éxito y además de eso, hacerlo fácil.
  • La determinación, la ambición y las líneas rojas dependen de uno mismo.
  • Ser emprendedor en el trabajo.
  • No hacer una estrategia para sobrevivir sino para romper el mercado.
¿Cómo será el futuro? El trabajo para toda la vida se ha terminado, aparecerán nuevas profesiones pero desgraciadamente no habrá trabajo para todos.

El pasado 8 de abril estuvo en Galicia, Isabel Aguilera, ex presidente de General Electric y de Google Iberia, en varios eventos organizados por APD a modo de coloquio, con el título de “Competir en el futuro inmediato”.